Saltear al contenido principal
(+34) 670 011 920 hablamos@emotioncoach.es

“No te preocupes porque tus hijos no te escuchen…. Te observan todo el día”. Madre Teresa

¿Cómo organizas tu tiempo en familia? ¿Sientes que el trabajo no te deja disfrutar lo suficiente de tu vida familiar? ¿Eres de las que asume todas las responsabilidades dentro de la familia?
Durante siglos, el papel de la mujer en la familia, ha estado relegado a tareas como la educación de los hijos, o a ocupaciones destinadas a la organización del hogar. Las madres, eran las encargadas de lavar la ropa, cocinar, dejar la casa impecable y preocuparse de que los niños fueran al colegio y estuviesen bien alimentados, en resumen de sacar la casa adelante. Tareas que muy a menudo no eran valoradas suficientemente, pero de las que dependía el buen funcionamiento de la vida en familia. Por otro lado, normalmente, la figura paterna, se centraba en desempeñar su trabajo fuera de casa, y en solicitar un detallado resumen de la jornada a su llegada. El hombre solía ser el encargado de la cuestión económica dentro la familia.

En las últimas décadas, la incorporación de la mujer al mundo laboral, ha propiciado un drástico cambio en el rol del sexo femenino dentro de la estructura familiar. A las tareas que venían desempeñando sus antecesoras, se le suman en muchas ocasiones el desempeñar un trabajo fuera del hogar, qué, en no pocas ocasiones, frena o imposibilita una conciliación positiva de ambas áreas.
¿Te resulta difícil conciliar el trabajo con los niños y la casa?

Según el Instituto Nacional de Estadística, el 80% de las familias monoparentales (compuestas por un solo progenitor) que existen en nuestro país, implican familias en las que la figura materna es la responsable o cabeza de familia. Mujeres viudas, solteras o separadas con hijos a su cargo y bajo su responsabilidad exclusiva, una realidad común y cada vez más frecuente.

El exceso de tareas y el aumento de responsabilidades tanto dentro como fuera de casa, suele desembocar, más frecuentemente de lo que pensamos, en una despreocupación de las propias necesidades, tanto personales como emocionales. Problemas como el estrés, ansiedad o la depresión, por no poder llevar a cabo todo lo propuesto de manera efectiva, o por posibles conflictos dentro del núcleo familiar, son comunes en las mamás de hoy en día. A esto se le suma, la disminución en la cantidad y calidad del sueño debido a la preocupación constante por el bienestar de los hijos.

Hacer frente a todos los retos no es una tarea fácil siempre, pero las siguientes pautas intentarán servirte de ayuda:

  • Organiza tu tiempo. ¿Sientes que no tienes tiempo para tus intereses?
    No abandones tus hobbies, ni un tiempo prudencial de ocio o desconexión. Mantenerte ocupada en cosas que te gustan hará que te sientas mejor, más satisfecha y puedas enfrentarte a las exigencias del día con otra actitud. Aprende a priorizar, si no tienes tiempo a realizar todo lo que te has propuesto, no te agobies, realiza lo más importante o urgente, y pospón el resto para otro momento en que puedas llevarlo a cabo.
  • Delega responsabilidades. ¿Fomentas la cooperación en las tareas del hogar?
    Tu pareja y tus hijos pueden asumir algunas de las tareas que habitualmente realizas. Delegar, los hará más participativos en la vida comunal, y a la vez, les ofreces una buena dosis de responsabilidad. Fomentar la responsabilidad a través de asumir las consecuencias de sus actos, hará que tus hijos estén más preparados para la vida, esto te evitará muchos quebraderos de cabeza en el futuro.
  • Mantén expectativas realistas enfocadas a tus hijos ¿Apuntas a tus hijos en muchas actividades extraescolares porque quieres que sean competentes en todo?
    Tus hijos deben ser felices, no los mejores.
  • Realiza actividades conjuntas en familia. ¿Dedicas parte del tiempo libre a actividades de las que podéis disfrutar todos?
    Las actividades, juegos, y tareas realizadas en familia potencian el lazo de unión entre los miembros, produciendo mayor confianza y proximidad.
  • Comunícate, y permite que se expresen. ¿Enseñas a tus hijos a que se expresen con libertad?
    Fomenta una comunicación asertiva y propicia un dialogo fluido y en el que se pueda hablar de temas que pudieran ser importantes en su desarrollo (sexo, drogas, alcohol).
  • Permítete equivocarte y perdónate por ello ¿Crees que tienes que ser perfecta?
    EL rol de madre, no lleva una guía incorporada que te indica que hacer en cada situación, nadie es perfecto y equivocarse a veces, es lo común.

¡! Mamá !! Tus hijos son personas muy importantes en tu vida, pero la persona más importante para ti, siempre debes ser tú. Si tú estás satisfecha con lo que haces y en como vives, eso se transmitirá a ellos. Recuerda que tú, serás su mejor ejemplo.

Mujeres, esposas y madres, una combinación llena de responsabilidad, ternura, cariño y una buena dosis de paciencia.

A TODAS LAS MAMÁS DEL MUNDO ¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!

*Imagen bajo licencia Creative Commons.Fuente Pixabay

EmotionCoach Team

EmotionCoach Team comparte las experiencias e historias de Oscar González, con el objetivo de ayudar a personas y organizaciones a alcanzar sus metas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Volver arriba